• La noche que llegó el songo a Medellín

    LosVanVan_ConciertoenMedellin
    Sergio Santana narra el acercamiento de Medellín a Los Van Van, y de paso nos cuenta como fue el impacto de la nueva música cubana en Colombia.

    El hallazgo de Los Van Van –y en general de la música cubana tras la revolución de 1959- para el público de Medellín se produjo poco a poco, de la mano de estudiantes e intelectuales de izquierda, más por el amor por la música y la admiración por el proyecto político en la isla, que por las razones del mercado que han traído otras modas y otros consumos, efímeros, mediocres y desechables. La música de Juan Formell llegó despacio, pero llegó para quedarse. Seguir leyendo

  • Cheo Feliciano y la Alegre All Stars

    CheoFeliciano_LHF_Blog3
    Sergio Santana se sumerge en las poco mencionadas partipaciones de Cheo Feliciano en las All Stars de los 60, mucho antes de las Estrellas de Fania.

    La Alegre All Stars es el experimento sonoro más importante que se dio en Nueva York a comienzos de los años 60 del siglo pasado. Si por un lado, la pachanga estaba en todo su furor, de otro lado los mismos músicos pachangueros junto a otros con clara influencia jazzística, detrás de un visionario llamado Al Santiago, se reunían para descargar y dar rienda suelta a gusto, experimentación, sonoridad y goce.

    Y allí estuvo Cheo Feliciano, en esos años integrante del Sexteto de Joe Cuba y que para entonces ya había realizado grabaciones con su voz pasional y atómica para Mardi Grass y para Seeco. Ese acercamiento de Cheo con las estrellas del firmamento de Alegre pleno de soneos y alegrías, fue breve y poco mencionado. Seguir leyendo

  • En el velorio del Pastor Tony

    TonyPabon_LHFBlog1

    En uno de los días más fríos de los últimos años en Nueva York, el salsólogo Richie Briñez viajó al condado de Rockland para asistir al funeral de un rey del boogaloo, Tony Pabón. Esta es su crónica.

    TonyPabon_SaladeVelacionEl lunes pasado llegué a Nyack al velorio del músico Tony Pabón, pero encontré que al que estaban velando era al Pastor Tony. No había músicos tocando, guachafitas, tertulias ni risotadas de los colegas para el último adiós, como acostumbran los músicos puertorriqueños, y en las que el muerto parece estar dormido y amenazando con levantarse para unirse al jolgorio. Ni siquiera había músicos pavoneándose de que habían tocado con Pabón. Al menos no en la ceremonia nocturna a la que yo asistí (sé que a la ceremonia diurna asistieron músicos que alguna vez tocaron con él). TonyPabon_TPAHAS_LP_Arteaga_Front

    Esto no fue sorpresa para mí, ya que hace un año me había enterado de que Tony Pabón se había convertido en ministro de la iglesia por un buen tiempo. En la funeraria todos se conocían. Yo era un extraño y las miradas lo decían, por lo que me acerqué al féretro, le agradecí a Tony Pabón por haber hecho mi adolescencia más feliz y opté por quedarme en la entrada del salón para no incomodar (claro que si yo llego a saber que Perico iba a tocar la trompeta, me hago en primera fila).

    TonyPabon_LibrodeCondolenciasEmpezaron a desfilar emisarios preguntándome “who are you?”, incluido un niño de no más de diez años. “I’m just a fan of Mr. Pabón music”, contesté. A lo que exclamaban, “ooohh”, como intentando comprender que un simple aficionado asistiera al velorio. Ya en conversación con Michael, miembro por muchos años de la iglesia del Pastor Tony, le conté que hace un año intenté entrevistarlo, y el replicó que el Pastor Tony hubiera aceptado darme la entrevista con el único fin de acercarme a Dios. Confieso al respecto que he pasado penurias con personas que se han empecinado en catequizarme, pero con el Pastor Tony, que no era otro que Tony Pabón, créanme que no me hubiera fastidiado en lo más mínimo. LuisPericoOrtiz_S_LP_Front

    Al final, Luis “Perico” Ortiz contó anécdotas de su amistad y relación estrecha con Tony Pabón, tanto en la música como en la religión: como cuando le dio el primer cheque para que Perico fundara su propio sello discográfico dada la inconformidad que Pabón tenía con ciertos manejos del sello Fania, y también sobre los arreglos musicales que él mismo le asignó para una grabación en 1979, pero que una vez terminados rechazó, ya que había decidido abandonar la música y seguir por el camino de la iglesia.

    Perico terminó interpretando en su trompeta un hermoso segmento de dichos arreglos que hizo para Tony Pabón en 1979, y que aún siguen sin ser grabados.

    Richie Briñez