• Maelo, Arrecotín y una tonada infantil

    Dos investigadores a los que no se les escapa nada, Sergio Santana y Octavio Gómez, escarban en el origen de un clásico de la salsa: Arrecotín Arrecotán, popularizado por Rafael Cortijo & Ismael Rivera… Y tienen mucho que contar.

    ¿Dónde comienza la autoría plena de una canción? ¿Quién inventa un estribillo? ¿El saber popular se puede endilgar a la autoría de una persona? ¿Nuestras principales melodías del folclor latinoamericano son, en realidad, nuestras, del folclor y latinoamericano? ¿O también llegaron en los barcos ora de los conquistadores, ora en las galeras de los esclavos, ora en los veleros de los emigrantes?

    Poco se ha mencionado en la historia de la salsa la presencia de las rondas o juegos infantiles en algunas de sus grabaciones. Recientemente descubrimos que un éxito de la entonces naciente salsa, hacia 1967, interpretado por la huracanada voz de Ismael Rivera es, originalmente, un juego de niños, europeo, tradicional, y que figura a nombre de un reconocido compositor de los maravillosos años del destape salsero.


    ¿A la vera cuántos van?

    Arrecotín Arrecotán está considerado el tema más exitoso del último álbum que grabaron el dúo de Rafael Cortijo e Ismael Rivera (escuchar su historia en La Hora Faniática), en su reencuentro tras el regreso de Maelo a Puerto Rico, cumplida la sentencia en prisiones norteamericanas por posesión ilegal de sustancias controladas.

    El tema, un montuno lento con algo de mambo en acelere y mucho boogaloo, donde el cantante cangrejero demuestra su destreza en soneo y velocidad, está incluido en el LP Con Todos los Hierros (Everything but the kitchen sink!) (Tico LP-1158). Producido por Pancho Cristal y grabado en 1967, con arreglos de Héctor León. Como letrista aparece Hugo González, “el compositor del momento”, según las notas de contracarátula de su productor.

    Pocas reseñas biográficas se tienen de Hugo González, pero con sus composiciones no requiere presentación, especialmente por las grabadas por Ismael Rivera -con Cortijo y su Combo y con sus Cachimbos-: Arrecotín Arrecotán, El que no Sufre no Vive, Soy Buena Gente, La Soledad y El Difícil Fácil. Igualmente es el compositor del éxito de Ray Barretto Quítate la Máscara y otros más del percusionista con la voz de Adalberto Santiago como Mírame de Frente, Arrepiéntete, Adivíname y Olvídate; también es el compositor de Vaso en Colores, de Marvín Santiago; y Tú me Desesperas, de Adalberto Santiago, entre muchos otros.

    La letra del tema merece toda la atención:

    Arrecotín arrecotán

    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?
    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?

    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?
    ¿cuántos dedos tiene encima?
    ¡cuatro!
    y si me hubiera dicho cinco
    yo te hubiera dicho seis

    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?
    ¿cuántos dedos tiene encima?
    ¡seis!
    y si me hubiera dicho siete
    yo te hubiera dicho ocho

    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?
    ¿cuántos dedos tiene encima?
    ¡ocho!
    y si me hubiera dicho nueve
    yo te hubiera dicho diez

    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?
    ¿cuántos dedos tiene encima?

    (Boogaloo)

    Coro:
    Arrecotín arrecotán
    ¿a la vera cuantos van?

    Soneos:
    Oye mira, que los de a’lante corren mucho
    y los de atrás se quedarán?

    Maribelen, Maribelen
    que si tu no sabes bailar mi boogaloo
    tu ves corriendo y pregunta a Iván

    Tracaracatancan cuantos van?
    Tracaracatancan recotan taran


    Canto popular español

    Por un hecho casual nos encontramos que este tema grabado por Maelo tiene una relación directa, o es una variante, de una ronda infantil de autor anónimo llamado Recotín, Recotán que desde hace varios siglos se conoce en Europa, particularmente en España, y que aparece reseñado en el libro Cantos Populares Españoles, recogidos, ordenados e ilustrados por Francisco Rodríguez Marín (Ed. Francisco Álvarez, Sevilla, España. 1882). En la página 51 transcriben los siguientes versos de la ronda o juego en el castellano antiguo en que se cantaba:

    Recotín, recotán,
    De la bera-bera-ban,
    Der palacio á la cocina.
    ¿Cuántos déos tiene ‘ncima?
    Si [cuatro] dijeras,
    No me mintieras;
    Los gorpes que yebastes
    Tú me los dieras.

    Recotín, recotán,
    Las campanas de San Juan.
    Unas piden bino
    Y otras piden pan.
    Er pan está ‘n la cocina.
    ¿Cuántos déos tiene ‘ncima?

    Recotín, recotán,
    De la bera-bera-ban.
    Del palacio á la cocina.

    De la transcripción que hizo Rodríguez se puede colegir que la ronda que escuchó era andaluza, cuya dicción poco distinguía la pronunciación labidental de la labial.

    Aclara Francisco Rodríguez Marín que se le llama a este juego Recotín, recotán (re-cotan), por su relación con el codo; porque se da en las espaldas del niño una vez con la mano y otra vez con el codo:

    Pónese de rodillas el niño y sepulta la cabeza en la falda de la madre ó entre las piernas de otro niño; quien interroga le va dando golpes en la espalda, de la manera dicha, mientras recita los versillos. Si el niño no acierta, se repite la operación, diciendo: Si (tantos) dijeras, etc.

    Cita, además, a Antonio Machado Álvarez, más conocido por su seudónimo Demófilo, y robustece su opinión con las circunstancias de haberse llamado este juego De codin, de codón en el siglo XVII tal como aparece en el libro de Alonso de Ledesma, Juegos de Noches Buenas á lo divino, publicado en Barcelona por Sebastian Cormellas en 1605.

    En Galicia, informa Rodríguez, esta ronda se conoce como De codin e de codán:

    De codín e de codán
    E d’a cabra cordobán.
    Barquilleiro, barquilleiro.
    Cantos dedos ay n’ o medio?

    Y en Cataluña tiene el siguiente verso:

    Pim, pam, cunillam,
    de la térra del aram,
    la cistella ballestera,
    quántas banyas tens derrera?
    Si… haguesis dit
    de penas haurías eixit.

    Rodríguez complementa su exhaustiva investigación citando al antropólogo inglés sir Edward Burnett Tylor en su obra titulada Primitive Culture: Researches into the Development of Mythology, Philosophy, Religion, Language, Art and Custom, publicado en 1871, que reseña el siguiente pasaje de Petronio, alusivo al juego infantil:

    Trimalcion no pareció conmoverse por esta pérdida, abrazó al niño y le invitó á que se le subiera encima. El niño, sin hacerse de rogar, y como bien mandado, montó sobre él á cabritos y, golpeándole las espaldas con la mano, le preguntó entre gritos y risas de alegría: Bucca, bucca, quot sunt hic!

    Finalmente, merecen ser citados los siguientes versos de la tradición italiana recopilados por Vittorio Imbriani en su obra L.Canzonette Infantili Pomiglianesi, publicado en Bolonia en 1877:

    Venga, venga, Xicole!
    E si’ belle e si’ bone,
    E si’ bona a mareta’.
    Quanta corne tiene ‘ncape?

    -Ne tenghe treje.-
    E si quatte avisse ritte,
    ‘E cavalle fosse scritte,
    ‘E cavalle re lu pape.—
    Quanta corne tiene ‘ncape?

    -Ne tenghe seje.-
    E si cinche avisse ritte, etc. etc.

    Esta ronda-juego de adivinanza no ha perdido vigencia. En regiones de España como Granada, Cádiz, Sevilla y Córdoba se sigue utilizando, con diferentes variantes en sus versos, el Recotín Recotán y en general tienen la siguiente forma de juego:

    Colocados por parejas, un jugador ofrece su espalda para que el otro ponga sus dedos sobre ella; este canta entonces el siguiente texto:

    Recotín, recotán,
    de la vera vera van,
    del palacio a la cocina,
    ¿cuántos dedos tengo encima?

    Y el otro debe adivinar el número de dedos que están tocando su espalda. Cuando lo adivina, cambian de papel o entra en juego un nuevo participante.

    (si no acierta) Si hubieras dicho (…) ni perdías ni ganabas
    [no tendrías que penar].


    ¿Cuántos dedos tiene encima?

    Las rondas y canciones infantiles en su mayoría, por no decir la totalidad, de autores anónimos, también llegaron en las barcas, naos y carabelas durante la colonización española. Muchas desaparecieron por la erosión de los años, otras se quedaron en las tradiciones orales, en el folclor de nuestros pueblos. Así entonces, así después.

    La tradición oral ha hecho el resto, modifica los textos, las rimas, las coreografías. Así se entiende porque la lejana Recotín recotán termine en frenético goce caribeño como Arrecotín Arrecotán. Ambas conservan la estructura de la canción o, en otras palabras, son lo mismo, con pequeñas diferencias y con la salvedad de que en este último figura un compositor que seguramente lo escuchó de sus abuelos y luego lo registró como propio.

    Tal parece que estamos ante otra apropiación indebida pero aceptada -a veces por desconocida-, hecho muy común en la historia bailada y sudada de la salsa nuestra de cada día.

    Sergio Santana y Octavio Gómez

  • Un especialista en discografía de salsa y música afrocubana, Sergio Santana Archbold, inicia un viaje lleno de curiosidades tras los orígenes de la agrupación de Richie Ray & Bobby Cruz.

    Desde hace muchos años hemos tratado de aclarar los orígenes de una de las orquestas más representativas de la salsa en nuestro medio, Richie Ray & Bobby Cruz. Pero cada vez encontramos mas avatares que complican el asunto, y para completar los propios músicos comprometidos no ayudan a aclarar el enredo. A medida que realizamos entrevistas y leemos las que les han hecho diferentes investigadores y melómanos, nos vamos acercando a los verdaderos orígenes del más recordado grupo de los primeros días de salsa.

    En los últimos tiempos, y a través de los foros, grupos, blogspots y páginas web de salsa y salseros han aparecido grabaciones que modifican la historia de lo que conocemos de ellos.

    Aunque pretendemos llegar al origen del grupo y de sus grabaciones, este es un nuevo acercamiento que nos llevará a debates y aportes, todo en aras de tener la definitiva discografía del sabroso tándem de Richie Ray & Bobby Cruz.


    Primeras pesquisas

    De acuerdo a lo manifestado en varias entrevistas con Richie Ray o con Bobby Cruz o con ambos, comenzamos concluyendo que hacia 1961 -no tenemos una fecha exacta- la agrupación se llamó BOBBY CRUZ & HIS MAMBO ACES donde Bobby tocaba la guitarra y Richie hacia las transcripciones y ocasionalmente tocaba el bajo y el piano. El cantante de este grupo era Máximo Toro. Hacia el año 1963 se comienzan a llamar BOBBY CRUZ Y SU COMBO y se puede corroborar ya que con este nombre existe la grabación de un sencillo de 45 rpm para el sello Fonseca con las voces de Carlitos Arroyo y Tony García. También durante estos días se publicó la grabación de otro sencillo de 45 rpm de una agrupación llamada BOBBY CRUZ Y SU CONJUNTO también para Fonseca con la voz de Payo Flores.

    Ahora bien, también comentan que el nombre de la agrupación, que era en aquel entonces un quinteto, integrado por Russell “Skee” Farsworth en el bajo; Cándido Rodríguez en la percusión; Raymond “Ray” Maldonado, hermano de Ricardo, en la trompeta; Ricardo Maldonado en el piano, y Roberto “Bobby” Cruz en la percusión. El nombre de esta agrupación surgió de fusionar los nombres de los hermanos Maldonado Morales, Ricardo y Ray, y en ningún momento como seudónimo o nombre artístico de Ricardo Maldonado lo que fue dándose con el tiempo. Inicialmente se llamó RICARDO & RAY ORCHESTRA, un nombre muy pretencioso para un quinteto. Este quinteto estuvo tocando en varios hoteles en el área recreativa de las montañas Castkill en New York. En el otoño de 1964 nace oficialmente como RICARDO RAY ORCHESTRA, cuando la agrupación se amplió a dos trompetas con la inclusión de Harry Hall.

    Al poco tiempo la banda se popularizó como la orquesta de Ricardo Ray & Bobby Cruz.


    Segunda pesquisa

    En otras ocasiones Richie Ray y Bobby Cruz han comentado que el primer cantante que tuvieron se llamó Carlos Arroyo y que a la hora de grabar el primer LP, el que conocemos como Arrives – Comején del sello Fonseca (LP 1106), a este le dio pánico y debieron poner a Bobby en reemplazo y por eso llamaron a Chivirico Dávila para que sirviera de tutor y le enseñara a Bobby las mañas del buen soneo caribeño (Bobby en ese entonces era bajista y percusionista) y por eso aparece Chivirico cantando en algunas de las primeras grabaciones del dúo en el sello Fonseca, entre estos se destacan El Señor Embajador y Mírame, pero nunca perteneció al grupo. Además, en ese primer LP el grupo aparece como RICARDO RAY Y SU ORQUESTA Vocals by Bobby Cruz.

    Es curioso, pero ellos han dicho en varias entrevistas que Carlos Arroyo no grabó con ellos pero la grabación existe. En una entrevista comentó Richie: “Cuando decidimos comenzar el grupo había un muchacho que iba a cantar; pero (le) hicimos una prueba en el estudio y el muchacho cuando oyó su voz grabada se “craqueó”, no le gustó, y dijo que no quería cantar, no quería grabar y lo perdimos; como que le dio, como dicen, el frío olímpico…”.


    Un repaso necesario

    Ahora hagamos un repaso. Existe un disco de 45 RPM del sello Fonseca de BOBBY CRUZ Y SU COMBO con el tema El Matón cantando Carlitos Arroyo y Tony García, en los créditos se observa que los compositores son Bobby y Richie o sea, intuimos, que en ese combo estaba Richie. El respaldo del disco es el tema Negra Bombom. El tema El Matón está incluido en el álbum Sings for Lovers and Swingers (publicado no por Fonseca sino por Seeco SCLP-9339 y Maribel LP-1101), y Negra Bombom no está incluido en ningún álbum…

    Como hemos dicho, también existe un disco de 45 rpm del sello Fonseca de PAYO FLORES CON BOBBY CRUZ Y SU CONJUNTO con los temas, Pachanga Manía y Palelo, estos temas posteriormente fueron incluidos en el LP For Lovers and Swingers y por ningún lado mencionan en ese LP a Payo Flores.


    Fonseca Recording Co.

    Fonseca fue un pequeño sello fundado por Carmelo Fonseca a comienzos de la década de los 60s, aún así tuvo en su roster a importantes grupos como Ricardo Ray & Bobby Cruz, Willie Rodríguez, Johnny Sedes, Chihuahua Martínez, Orchestra Kool, Bobby Valentín, Orquesta Novel

    En entrevista con Hiram Guadalupe Pérez cuenta Richie “Carmelo Fonseca, nombre del empresario que inauguró el sello discográfico, no sabía nada de discos pero quería grabarnos y te podrás imaginar lo que significó para un par de jóvenes con ansias de hacer un LP”.

    La discografía de los primeros LP’s del dinámico dúo con Fonseca es la siguiente:

    1. Viva! Ricardo Ray Arrives! Ricardo Ray Orchestra. (Fonseca LP-1106) (1965)
    2. On the scene with Ricardo Ray Orchestra. (Fonseca LP-1107) (1965)
    3. A goza with Ricardo Ray, 3 dimensions. (Fonseca LP-1108) (1965)
    4. Ricardo Ray Introduces Bobby Cruz, A go go go. (Fonseca LP-1103) (1966)
    5. Bobby Cruz sings for lovers and swingers con Ricardo Ray. (Seeco SCLP-9339) (Maribel 101) (1967)
    6. Ricardo Ray y Bobby Cruz, En fiesta navideña. (Fonseca LP-1116) (1967)

    Existen recopilaciones como Duelo Musical – Estamos en Algo, Los Diferentes en Puerto Rico, Mambo Tata y otros.

    Obsérvese como aparece denominado el grupo en estas grabaciones: RICARDO RAY ORCHESTRA o BOBBY CRUZ CON RICARDO RAY o RICARDO RAY Y BOBBY CRUZ.


    Alegre Records – Tico Records

    El sello Alegre fue fundado por Al Santiago a finales de la década de los 50’s, en 1966 fue adquirido por Morris Levy quien a su vez compró el sello Tico (fundado en 1948) a su fundador, George Goldner. Esta es la razón por la que muchas de las grabaciones de Ricardo Ray y Bobby Cruz aparecen con ambos sellos. En la siguiente década Tico/Alegre fue adquirida por el monopolio Fania, liderada por Jerry Masucci.

    7. Se soltó – On the loose, Ricardo Ray. (Alegre LP-850)(Tico LP-2054) (1966)
    8. Jala jala y boogaloo, Ricardo Ray. (Alegre LP-857) (1967)
    9. Ricardo Ray, Jala, jala boogaloo Volume II. (Alegre LP-863) (1968)
    10. Ricardo Ray / Bobby Cruz, Los durísimos – The Strong Ones, Salsa y control. (Alegre LP-870) 1968)
    11. Let´s get down to the real Nitty Gritty, Ricardo Ray Orchestra. (Tico/Alegre LP-873) (1968)
    12. ¡Los durísimos y yo, Nydia Caro, Richie Ray & Bobby Cruz. (Tico LP-1182) (1969)
    13. Ricardo Ray / Bobby Cruz, Agúzate. (Tico/Alegre LP-880) (1970)
    14. Ricardo Ray / Bobby Cruz, In orbit. (Tico/Alegre LP-886) (1971)

    En estas grabaciones se consolida el nombre del grupo como RICARDO RAY / BOBBY CRUZ.


    United Artist (UA Latino)

    United Artist Records se fundó en Nueva York en 1958 como una división de la United Artists Pictures Corp. Esta casa disquera igualmente cubre las subsidiarias Unart, UA International, UA Latino, DCP International y Veep.

    15. Ricardo Ray – Bobby Cruz, El Diferente. (United Artist 4134) (1968)
    16. Viva Ricardo, Ricardo Ray. (United Artist 4172) (1969)

    Posteriormente estos álbumes aparecieron bajo UA Latino y con las referencias:

    L-31043/LS-61043 – Viva RicardoRicardo Ray and Bobby Cruz (1969)
    L-31062/LS-61062 – El DiferenteRicardo Ray and Bobby Cruz (1970)


    Vaya Records Inc.

    Este sello fue fundado a comienzos de los 70’s por Larry Harlow y Jerry Masucci para producir y grabar, especialmente, grupos puertorriqueños. Posteriormente fue adquirido totalmente por Masucci y pasó a hacer parte definitiva del monopolio Fania. Richie Ray y Bobby Cruz inauguraron este sello en 1971 y grabaron regularmente con ellos hasta 1987.

    17. El bestial sonido de… Ricardo Ray y Bobby Cruz. (Vaya VS-1) (1971)
    18. Felices Pascuas, Ricardo Ray y Bobby Cruz. (Vaya VS-6) (1971)
    19. Bobby Cruz canta para ti with Ricardo Ray. (Vaya VS-10) (1971)
    20. Ricardo Ray presenta a la Vimari. (Vaya VS-11) (1972)
    21. Ricardo Ray / Bobby Cruz, Jammin´ live. (Vaya VS-13) 1972)
    22. Bobby Cruz con Ricardo Ray, Amor en la escuela. (Vaya VS-25) (1974)
    23. Ricardo Ray – Bobby Cruz, 1975. (Vaya VS-33) (1975)
    24. 10 Aniversario, Ricardo Ray – Bobby Cruz. (Vaya VS-36) (1975)

    A partir de 1975 las grabaciones continuaron con Vaya y otros sellos propios como Salvation, Raybo, Ray & Bo, Gevel, Holiday y Rejoice, y multinacionales como Música Latina Internacional, Polygram, Universal, Sony, Codiscos, Fuentes…

    Ya nos vamos acercando… esperamos sus aportes, comentarios, sugerencias, críticas…
     
    Sergio Santana Archbold
    Sergiosantana60@gmail.com

  • Derechos de autor, salsa y música cubana, un verdadero Triángulo de las Bermudas mirado y analizado a través del caso particular de Johnny Pacheco. Un artículo polémico escrito por el especialista en discografía antillana Sergio Santana Archbold.

    En la historia de la salsa, y como una norma en sus primeros años, continuamente se habla sobre los derechos de autor y sus despojos; un ejemplo indudable es Johnny Pacheco, carismático músico y líder del sello Fania, y cabeza visible del salsopolio de los años 70 del siglo pasado.

    El tema de los supuestos plagios de Pacheco y el uso excesivo de los fastidiosos e injustos D.R.A (Derechos Reservados de Autor) que desconoce los verdaderos derechos de los compositores -que en la mayoría de los casos de Fania y Pacheco son cubanos-, es el tema pancomer dentro de los coleccionistas, los críticos y los melómanos de a pie.

    La Revolución Cubana trajo consigo el inmisericorde bloqueo norteamericano, que estructuró el escenario en el cual se inició la apropiación de ritmos y composiciones cubanos: el bloqueo impidió que éstos reclamaran su trabajo. Esta situación ha traído hasta nuestros días enormes malestares, no sólo con los compositores mismos, sino también con sus herederos; la discusión se torna interminable, y la aportación legítima de la música cubana a la salsa se desconoce.

    En este sentido, uno de los temas más comentados como parte de las apropiaciones de Pacheco, es el exitoso e imprescindible Quítate tu, tema cimero en la historia de la salsa e insignia de las presentaciones de Fania All Stars.

    Vamos a recorrer el camino de esta composición.

    Quítate Céspedes pa ponerse Grau San Martín

    El tema en polémica tiene sus raíces en una obra de teatro cubana titulada “Quítate tú para ponerme yo” del año 1933. Es una obra de tinte político en la cual, y según Cristóbal Díaz Ayala (1), “se escenificaba a cada presidente, con música alusiva: Zayas con música china; José Miguel Gómez con la chambelona, Menocal con un repique de timbales, y a Grau, a la sazón en el poder, con “Buchi pluma na´ má”. El exégeta Díaz Ayala hace referencia a los presidentes cubanos José Miguel Gómez, que gobernó la isla entre 1909 y 1913; Mario García Menocal, el cual tuvo un gobierno de dos periodos entre 1913 y 1921; Alfredo Zayas, quien gobernó entre 1921 y 1925; y Ramón Grau San Martín, que estuvo gobernando en el momento en que se estrenó la obra. Adicionalmente, la obra critica la repartición de la presidencia de la república entre dos partidos cubanos en el periodo que va de 1925 a 1933, época en que cayó el gobierno dictatorial de Gerardo Machado, el conocido Machadato.

    Gracias a la revuelta popular, Machado renuncia y, posteriormente, se exilia. Alberto Herrara y Franchi, como parte de un gobierno provisional, pactado entre el partido de oposición ABC de tinte fascista y la embajada norteamericana, toma el poder el 12 de agosto de 1933, hasta que, el 13 de agosto (¡un día después!), el congreso nombra como presidente al doctor Carlos Manuel de Céspedes y Quesada; gobierno de transición que sólo duraría en el poder un mes. El 4 de septiembre de 1933, un grupo de militares insurgentes liderados por un desconocido de nombre Fulgencio Batista, toma el control del ejército en un hecho conocido como la “Revolución de los Sargentos”; en dicho hecho, el Directorio Revolucionario pactó con los militares y el catedrático universitario Ramón Grau San Martín fue elegido presidente del nuevo gobierno; Batista fue ascendido a general y nombrado nuevo jefe de las fuerzas armadas. Todos estos hechos históricos son nombrados en la mencionada obra de teatro.

    En la segunda noche de la puesta en escena de la obra, sigue contando Díaz Ayala, se culminó con una batalla campal de huevos, tomates y piedras. La policía tuvo que calmarla a tiros.

    Es así entonces como se entrevé una obra polémica que el pueblo, a través de un estribillo propio, ridiculizó. Las orquestas hicieron lo mismo a través del estribillo en sus presentaciones.

    Sublime pachanga

    En 1956, Melquiades Fundora, flautista, compositor y director de orquesta, funda, con un pretencioso nombre, una charanga: la Orquesta Sublime; a finales de la década dicha orquesta da inicio a las primeras grabaciones de la alegre pachanga (baile que ya habían estrenado en los Jardines de La Tropical, imperio del baile en La Habana). Y por ahí llegó el popular estribillo dentro de la grabación del tema Ahora bailo yo, composición de Rolando Fundora, hermano de Melquiades; en la voz de Marcos Perdomo -compositor de El bobo de la yuca, tema popularizado por el rítmico y bárbaro Benny Moré (y Daniel Santos), y dado a conocer en un sencillo del sello Panart (también aparece en varias recopilaciones pachangueras, entre ellas Encuentro de Charangas, Evasion Records 7395).

    Posteriormente, en 1961, y en plena efervescencia pachanguera, Tito Rodríguez con su orquesta, ahora convertida en una charanga, grabó la versión de La Sublime con el título Ahora me toca a mí, incluido en el LP Charanga Pachanga with Tito Rodríguez (UA Latino UAL-3140/UAS-6140). Al final de la grabación se escucha claramente el estribillo. En los créditos figura equivocadamente como compositor el rumbero habanero Calixto Callava, autor, entre otros, del bolero Lo añoro; de los sones La tumba brava y Retozón; y de los guaguancós El callejón de los rumberos, Guaguancó sabroso, Mi guaguancó sí da la hora, y Tiembla la tierra.

    No podemos pasar por alto la versión pachanguera de Ahora bailo yo, subtitulada “ahora me toca a mí”, de la orquesta armada por el instructor de baile y empresario Arthur Murray en 1961; esta versión se incluyó en un LP titulado Music for dancing Pachangas (Victor LPM-2428), LP que contó con la dirección de Mario Bauzá. En esta ocasión no se escucha el estribillo polémico, no obstante, repite el coro “ahora me toca a mí bailar”.

    También hay una versión de la Orquesta Oriental Cubana de Roberto Vásquez, incluida en el álbum Pachanga time (WS Latino 4213), donde la voz principal es la de Bolo Sánchez.

    Quítate tú en el Cheetah

    Ahora viene lo que conocemos del asunto. En el ya mítico concierto de Fania All Stars realizado el 26 de agosto de 1971 en el club Cheetah de Nueva york (localizado en la calle 53 con Broadway y propiedad de Jackie Cassen y Rudi Stern), Pacheco presentó un tema con el ya mencionado estribillo en el cual se destacan los soneos de las estrellas del sello Fania; lo tituló Quítate tu. En los créditos del álbum figuran como compositores Johnny Pacheco y Bobby Valentín.

    Posteriormente, y muchos años después de cantarlo como tema obligatorio en cada una de las presentaciones (ya que en él se daba participación en conjunto a cada uno de los vocalistas), Juan Carlos Gutiérrez Monroy (2) le preguntó a Pacheco el origen del tema; el flautista contestó: “Eso fue dos días antes del recital de Fania All Stars en el Cheetah, cuando salíamos –Bobby Valentín y Johnny Pacheco– del restaurante del hotel que está frente al Cheetah, nos quedamos (atascados) los dos que no podíamos salir y entonces vino el estribillo y de allí salí corriendo para hacer el arreglo…” En otra entrevista aseguró que el restaurante es el conocido Asia de Nueva York.

    El tema fue arreglado con base en un montuno repetitivo, donde se alterna el canto con el coro y el solista (antifonal); los cantantes “sonean” en cuartetas y décimas -dentro de los estrictos cánones del buen sonero-; y se culmina con magistrales e improvisadas descargas de Yomo Toro (en el cuatro puertorriqueño), lo mejor de la presentación, de Roberto Rodríguez en la trompeta, y de Ray Barretto que se excita al final dándole a las congas contra el piso del escenario en un toque efectista e impresionista; ni hablar del mambo endiablado de los metales de Reinaldo Jorge, Roberto Rodríguez, Barry Rogers, Larry Spencer y Bomberito Zarzuela. Impresión que quedó para los oídos, y en las imágenes de la película Nuestra Cosa Latina, una descarga de más de 16 minutos de duración.

    A partir de entonces, el contrapunteo de voces en este coro se ha vuelto común en las presentaciones de varios artistas: es el caso de Héctor Lavoe quien lo utilizó en sus presentaciones; de Gilberto Santa Rosa y Víctor Manuelle que, cada vez que se reúnen en una tarima, hacen alarde de sus dotes como improvisadores; en el 2005 también fue llevado a los potreros del reggaetón: el colectivo conocido como Los 12 Discípulos que conforman Gallego, Vico C, Eddie Dee, Tego Calderón, Voltio, Zion, Daddy Yankee, Ivy Queen, Johnny Prez, Nicky Jam, Wiso G y Lennox, tomaron el estribillo para un contrapunteo de raperos en el cual se disputan la supremacía del género urbano.

    A las arcas de Pacheco y Valentín han llegado pagos de regalías por las versiones de Gerardo Rosales y su Trabucombo (2004), Marc Anthony en la banda sonora de la criticada película El cantante (2007), Estrellas de Envidia (2007), Las Estrellas del Comborican (2007) y Larry Harlow´s Latin Legends of Fania (2007), entre otros.

    Pacheco al banquillo

    Y aquí es donde viene Quítate tu a sentarse en el banquillo… ¿Son realmente Pacheco y Valentín los compositores de Quítate tu? ¿Justifica el uso repetitivo del estribillo la autoría de ambos músicos? ¿Acomodar a un nuevo arreglo un tema ya conocido y tradicional, infiere una nueva composición? ¿Se puede patentar así una nueva composición?

    Este asunto se agrava y cualquier opinión puede tomarse como conjetura. No queda demás recapitular el muy comentado caso de la demanda por 10 millones de dólares de Eddie Palmieri a Gloria Estefan, en mayo de 1991, por el uso del estribillo “oye mi canto”, estribillo usado por el pianista en 1981 en la grabación del tema Páginas de mujer, composición de Palmieri, Magdalena González y Francisco Zumaqué, y arreglo de Juanito Márquez; incluido en el “Álbum Blanco” del pianista y vocalizado por Cheo Feliciano.

    Oye mi canto fue grabado por Gloria Estefan en 1989 e incluido en el álbum Cuts both ways (Epic-Sony EK-45217); figuraron como compositores Estefan y los músicos de su orquesta Jorge Casas y Clay Ostwald. En el desarrollo de la demanda los esposos Estefan -Gloria y Emilio- argumentaron que “oye mi canto” era un estribillo popular que se usaba en las viejas danzas del folclor popular del carnaval habanero, por tanto nadie los había registrado y nadie podía reclamar; no había registros discográficos ante el proceso jurídico. Finalmente, el juicio se celebró en 1995, y los Estefan, con el apoyo testimonial de investigadores cubanos como Helio Orovio, ganaron el caso. Palmieri apeló, pero la demanda fue desestimada por el juez Richard Owen de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York.

    La gran diferencia con lo que nos concierne, es que sí existen registros sonoros verificables con el estribillo “quítate tu pa ponerme yo”: La Orquesta Sublime y la orquesta de Tito Rodríguez, donde figuran Rolando Fundora y Calixto Callava como compositores.

    Revisionismo discográfico

    El musicógrafo y amigo Andrés Campo se dio a la tarea de revisar la discografía de Pacheco con sus diferentes agrupaciones -su Charanga, su Tumbao, su Nuevo Tumbao y su Tumbao Añejo-; de un total de 41 álbumes editados entre 1960 y 2005, aparecen grabados 389 temas, que resumimos en el siguiente aparte:

    – 64 temas aparecen de la autoría de Pacheco: 16,45%
    – 54 temas aparecen como D.R.A.: 13,88%
    – 78 temas de autores cubanos: 20,05%
    – 53 temas de autores de varias nacionalidades: 13,62%
    – 140 temas de autores de nacionalidad desconocida: 35,98%.

    Revisando lo anterior, vemos que 271 temas, o sea el 69,66% de lo grabado por Pacheco, tienen por lo menos anotado el nombre de un autor.

    Ahora bien, y como se alcanza a apreciar, en las grabaciones de Pacheco hay un porcentaje apreciable de uso del D.R.A, y, como asegura Antonio Mercado, “muchos han utilizado este esperpento, inclusive hasta músicos cubanos, aunque no de la manera tan descarada y oportunista como lo hicieron muchos músicos por fuera de Cuba, y allí está Pacheco ante la falacia del D.R.A.”.

    Entre las composiciones más conocidas de Pacheco con sus diferentes agrupaciones tenemos El güiro de Macorina, Soy guapo de verdad, Acuyuyé, Recuerdos de Arcaño, Soy del monte, Pónle punto, Víralo al revés, El Tumbao y Celia, La dicha mía, El faisán, Corso y montuno y El guaba; en las voces de Chivirico Dávila, Elliot Romero, Rudy Calzado, Vitín López, El Conde Rodríguez, Monguito, Héctor Casanova, Celia Cruz y Justo Betancourt.

    Otras composiciones de Pacheco, entre cerca de 150 registradas, son Mi gente y El rey de la puntualidad popularizadas por Lavoe; Tito y Celia y El número cien por Tito Puente; y Coro miyaré por Fania All Stars.

    Es posible que otras composiciones de Pacheco estén en entredicho. Con las que le conocemos y hemos bailado en las últimas décadas, registradas legalmente a su nombre, seguramente no hubiera necesitado armar esta polémica que seguirá por mucho tiempo. Esperamos que otros investigadores continúen este primer acercamiento nuestro.

    Ya han pasado más de 30 años de aquella mágica noche del Cheetah.

    Se fueron las comparsas…

    Nadie ha negado la importancia de Pacheco en la historia de la salsa, ha recibido todos los calificativos posibles: desde innovador hasta jefe pasando por músico -flautista, percusionista, arreglista, compositor, director-, empresario, creador, maestro, pionero, leyenda, ejecutivo, polifacético y productor. Todos los méritos los tiene el dominicano. Incluso lo han llamado equivocadamente “el creador -padre- de la salsa” en un género de creación colectiva en el cual tantos ritmos, arreglistas, intérpretes, productores y compositores han participado.

    Lo que sí no dudamos, es que Pacheco, alrededor de la autoría de Quítate tu, tiene un compromiso con nosotros. Seguramente en sus memorias, las cuales nos ha anunciado durante tantos años, nos aclarará este asunto.

    Sergio Santana.

    Agradecimientos:
    Debemos confesar que este rompecabezas no tendría sentido en su armado sino tuviéramos la colaboración organizada de Andrés Campo Uribe, a la que hemos añadido aportes de Nando Alvericci, Antonio Mercado “Papucho”, Rafael Bassi, Joaquín DJannon, Pablo del Valle, Carlos Mantilla, las motivaciones de Orlando Montenegro, y varios aportes de los forodependientes de Herencia Latina con Israel Sánchez y el licenciado boricua Marquitos C a la cabeza. A Sandra Milena Ossa van los abrazos y los agradecimientos por las revisiones gramaticales, realizadas además en forma cariñosa.

    Notas:
    (1) Díaz Ayala, Cristóbal, Música cubana del areito al rap cubano, Ed. Fundación Musicalia. Puerto Rico. 2003. Pag. 185.
    (2) http://www.americasalsa.com/entrevistasmx/pacheco.html