• José Curbelo, uno de los pioneros de la música afrocubana en Estados Unidos y del jazz latino en general, falleció en Miami a los 95 años.

     

    José Antonio Curbelo, quien falleció a causa de una insuficiencia cardíaca según un comunicado familiar, nació en La Habana en 1917. Perteneciente a una saga musical Curbelo llegó a dirigir la orquesta más solicitada de música hispana en Nueva York durante los años 40, dando la alternativa a músicos de la talla de Tito Puente, Tito Rodríguez, Mon Rivera o Ray Barretto. En diciembre de 1958 dejó, sin embargo, su actividad orquestal, para dedicarse a la interpretación de latin jazz mood y series instrumentales con un quinteto. Posteriormente fundaría la firma Alpha Artists, una de las empresas pioneras de la representación musical latina y que se mantuvo durante los años 60 y 70. Ya en los 80 se radicó en Miami.

     

    Este es un extracto del libro Oye Como Va, de José Arteaga, donde se narran sus comienzos como músico y el auge de su orquesta, que determinó también el auge de las grandes bandas latinas en Nueva York. El episodio transcurre justo antes de las llamadas Batallas de Bandas, donde Curbelo fue protagonista, y antes también de firmar un largo contrato en el famoso club China Doll.

     

    “Machito regresó del frente de combate en octubre de 1943 con una pierna perforada por la metralla. Su puesto como cantante de los Afrocubans lo estaba esperando junto a la explosiva Graciela que, a cada concierto, se ganaba aún más la simpatía del público. Con ambos y con la dirección musical de Bauzá, los Afrocubans marcaron la ruta de la música latina en Nueva York a partir de ese momento. El epicentro de tal liderazgo fue, por supuesto, La Conga Club, por la que desfilaron varios alternantes, antes de arribar la una orquesta capaz de rivalizar con la banda de Bauzá: la de José Curbelo.

     

    El nieto de Célido, hijo de José, conocía bastante bien a Bauzá, desde que este integrara la orquesta de su abuelo y además había seguido sus pasos uno a uno, pues desde muy joven profesaba verdadera devoción por el canto de Ella Fitzgerald. José Curbelo Junior se había criado en el ambiente musical de La Habana y había comenzado a estudiar piano a los ocho años con Pedro Menéndez y luego en el Conservatorio Molinas. A los quince años hizo su debut profesional y pasó en poco tiempo de la orquesta de los Hermanos Lebatard a la del flautista Gilberto Valdés, de esta a la Eddie Sastre y luego a la Habana-Riverside. Viajó de gira por América del Sur y cuando su carrera empezaba a despuntar, decidió irse para Nueva York.

     

    Curbelo llegó a Ellis Island el 17 de mayo de 1939 y lo primero que hizo fue solicitar el carné del sindicato de músicos. Se lo dieron, pero no podía devengar ningún sueldo hasta pasados 30 días, de modo que tocó las puertas de un par de conocidos para que le dieran trabajo esporádico pagándole en negro. Su primer empleo fue en la Martinique, de la 57 con Sexta Avenida y un año después se fue a Miami para tocar tres meses en Brook Club. Regresó otra vez y en un lapso de dos años fue el pianista de tres grandes orquestas, la de Xavier Cugat, la de Juanito Sanabria y la de Oscar de la Rosa. Y así habría seguido de no haberse planteado, durante una gira con Cugat, que esa vida de gitano no era lo suyo.

     

    Fundó una orquesta de nueve músicos en 1942 y obtuvo casi de inmediato su primer contrato para tocar en La Conga. Desde las 5 y 30 de la tarde y a un precio de un dólar con 50 centavos, se podía ver en La Conga el show de Curbelo en abierto duelo ante los Afrocubans de Machito. Eran las dos orquestas más en forma de comienzos de los cuarentas en la New York latina y sus duelos equivalían a verdaderos matchs de buena música.

     

    La acogida de un público entusiasmado por la rumba, fue evidente, pero justo cuando mayor era su popularidad entre la comunidad latina, Curbelo decidió cambiar. Hasta entonces los temas que tocaba estaban llenos de melodía, pero carentes de fuerza en el ritmo, y esto último era lo que ofrecían a raudales los Afrocubans. Curbelo cerró una noche su actuación con el afro Managua Nicaragua, el tema mejor logrado de la orquesta. A continuación salió Machito irrumpiendo con el afro Nague, y la diferencia fue tan evidente que Curbelo no dudó un instante sobre su futuro.

     

    El revitalizado Curbelo fue encontrando noche a noche un público distinto, cada vez menos latino, que se sentía profundamente atraído por el sonido afrocubano. Era la autenticidad musical lo que gustaba y el camino señalado por Bauzá era claro en tal sentido. Sin embargo, Curbelo necesitaba alejarse muy pronto de los Afrocubans para no quedar como un imitador de ellos, de modo que cambió su look, se hizo más elegante en su vestuario, más maestro de ceremonias que director, bromeaba en cada presentación y jugaba con el público. Acertó de lleno. En poco menos de un año ya era uno de los hombres más populares del ambiente musical de Nueva York.

     

    No fue raro ver entonces a Curbelo en las fotos de las páginas sociales de los diarios neoyorquinos. En las notas se hablaba de su virtuosismo a la hora de tocar el piano, de su encantador sentido del humor, de sus éxitos en la venta de discos y de más de un romance con actrices de Broadway y bellas jovencitas de la alta sociedad. Ningún otro músico latino de Manhattan tuvo una presencia tan marcada como la de Curbelo. Su imagen pública estaba tan bien cuidada como la de Xavier Cugat, y su música no estaba lejos de la calidad de los Afrocubans y de otra gran orquesta de sorprendente sonido, que dirigía un pianista puertorriqueño llamado Noro Morales”… *

     

    Oye Como Va, José Arteaga. La Esfera de los Libros, Madrid, 2003.

     

    *Artículo aparecido originalmente en www.gladyspalmera.com

  •  

    El Show de Bill Cosby. Primera parte del capítulo You Can’t Stop the Music, emitido originalmente el 26 de marzo de 1992. Actúan la banda Legal Alien de Willie Colón (interpretando Carmelina) y la Afrocuban Jazz Orchestra que dirige Mario Bauzá (donde Graciela y Rudy Calzado cantan un medley). Vídeo subido por salsajazz.

    SalsaJazz | Vídeo Myspace

     

    WILLIE COLÓN Y MARIO BAUZÁ EN EL SHOW DE BILL COSBY - La Hora Faniática

     

    http://www.myspace.com/salsajazz2/videos/video/101643469

  • ArsenioRodriguez - RCApress - La Hora Faniática

     

    El Annual International Latin/Tropical Music Collectors Festival llega en 2012 a una nueva edición en un nuevo emplazamiento y, por supuesto, con un nuevo tema de atención. Organizado por el Caribbean Cultural Center African Diaspora Institute, el evento rendirá un tributo este 1 de septiembre a Arsenio Rodríguez por su contribución a la música popular afrocubana, en particular al son y a la salsa. La sede será en pleno Midtown de Manhattan, en el Mercury Ballroom del Hotel Hilton, ubicado en la Avenida de las Américas a la altura de la calle 54.

    El Annual International Latin/Tropical Music Collectors Festival es un macro-evento de un día plagado de actividades culturales y musicales con paneles, mesas redondas, conferencias, exhibiciones de danza, exposiciones y sesiones de dj’s, pero todo alrededor del coleccionismo de cd’s, dvd’s y vinilos de música caribeña. Este festival internacional nació en 2004 siendo una feria, como iniciativa del Caribbean Cultural Center y bajo la coordinación en ese entonces de Gary Domínguez y Manuel Jaimes. Hoy, coordinado por Melody Capote, está asociado al Annual New York International Salsa Congress que cumple ya 12 años.

    Arsenio Rodríguez fue un genio musical (ver especial La Hora Faniática). Sus aportes van desde el protagonismo del tres en el conjunto tradicional a la inclusión de las congas o tumbadoras en un grupo de son cubano, pero sobre todo potenció una variante del son llamada montuno, que sería a la postre, la base rítmica más utilizada por la salsa neoyorquina. Para homenajearlo se presentará el mítico Grupo Folclórico y Experimental Nuevayorquino con un Special Musical Tribute to Arsenio y con la participación de David García, Nelson González, Rene López, Henry Medina, Ralph Méndez, Bobby Sanabria y muchas figuras más.

    Pero los homenajes a este artista fallecido en Los Ángeles en 1970, comienzan antes del festival con un concierto del Conjunto Imagen el miércoles 29 en el Teatro Miranda del Bronx, y con el encuentro, al día siguiente, de los miembros de la familia Travieso (Arsenio se llamaba en realidad Ignacio de Loyola Arsenio Travieso Scull) en el Ferncliff Cemetery de Hartsdale*.

    * Noticia publicada originalmente en www.gladyspalmera.com

    La foto postal de la RCA Victor hace parte del servicio de exposiciones itinerantes del Smithsonian Institute (americansabor.org).