• Dos hombres, una diva y el genio de Ray Charles

    WyntonMarsalis_EricClapton_PTB_CD_Front
    Willie Nelson y Wynton Marsalis sacan a la luz un homenaje suyo a Ray Charles, acompañados por la cantante Norah Jones.

    En agosto de 1987, el joven trompetista de New Orleans, Wynton Marsalis, considerado como el nuevo prodigio del jazz gracias a su elegante estilo revival, fue llamado por George Weissman, presidente del Lincoln Center for the Performing Arts de Nueva York para organizar una serie de conciertos de jazz. Esos conciertos, que se realizaron en el Alice Tully Hall, determinarían en años siguientes la fundación del programa Jazz at Lincoln Center, la creación del Frederick P. Rose Hall en las torres Time Warner, la fundación de tres escenarios especializados en jazz, y el nombramiento de Marsalis como director artístico del programa y su confirmación como el músico de jazz más influyente de la actualidad.

    Los conciertos del Jazz at Lincoln Center han sido, por supuesto, tan variados como la obra discográfica de Marsalis, y por sus salas han pasado ilustres del latin jazz como Cachao, Frank Emilio o Hilton Ruiz. En enero de 2007 se realizaron dos conciertos dobles: Cubana Be Cubana Bop, a cargo de la orquesta de Arturo O’Farrill, y Sings the Blues, por parte del guitarrista y cantante country Willie Nelson. Fue raro, fue especial y fue inolvidable. Nelson, una verdadera estrella tejana de los 70, ídolo de la América Profunda y líder del outlaw country, estuvo acompañado por su fiel intérprete de harmónica Mickey Raphael, y el cuarteto de Marsalis (Dan Nimmer, Walter Blanding, Carlos Henríquez y Ali Jackson) con Marsalis al frente. Ambos ya se conocían desde tiempo atrás, pero lo que hicieron esas noches fue tan bonito que acabó siendo álbum: Two Men with the Blues, con diez canciones entre las que destacó Georgia on my Mind.

    Marcados por el espíritu y expresividad del gran Ray Charles, el inigualable pianista ciego que había convertido esa canción en un clásico en 1960, los dos artistas decidieron rendir homenaje al legendario músico, y así nació otro concierto. Este se llevó a cabo como parte de las celebraciones por el 70 aniversario de la casa Blue Note y tuvo como invitada estelar a la nueva diva del vocal jazz, Norah Jones, las noches del 9 y 10 de febrero de 2009. Otra vez fue memorable y otra vez acabó en álbum: Here We Go Again: Celebrating the Genius of Ray Charles. Pero a diferencia del anterior, Marsalis cogió cada una de las canciones originales de Charles y las fue relacionando con los sonidos que las habían influenciado en su creación y con los ritmos en las que estas habían incidido. Así, el lírico gospel Hallelujah I Love her So, fue combinado con piezas de boogaloo y elementos de swing; y el vibrante soul Unchain my Heart (sólo por citar dos de los doce casos), recibió variaciones de bolero, de habanera y de rhythm and blues. Marsalis es un purista del sonido y un antropólogo de la música y eso le ha venido muy bien a la naturaleza inquieta y curiosa de Nelson.

    El aporte de Jones, entretanto, refresca momentos de swing y aporta suavidad a las piezas más románticas. Here We Go Again: Celebrating the Genius of Ray Charles está incluido en la lista de los Future Beats de Gladys Palmera.

    José Arteaga